lunes, mayo 11, 2020

Animando a leer

El tiempo de confinamiento nos tiene ocupados en otras tareas y hemos olvidado un poco nuestro blog de biblioteca. Bueno... De vez en cuando nos llegan colaboraciones interesantes como unos anuncios que han preparado los alumnos y alumnas de 6º de Primaria, animando a leer y a rodearnos de buenos libros y buena lectura.

Éste de hoy, de otra galaxia, lleva la firma de Mafalda Santos Beltrán.

viernes, abril 03, 2020

La rayuela continúa



La rayuela continúa
Por Violeta Salvador Sánchez
Antigua alumna
Relato ganador del Certamen de Relato Corto 50 Aniversario

Las clases de la mañana habían sido agotadoras. Los niños, fuente de energía inagotable, estaban felices por la llegada del buen tiempo e impacientes por salir al recreo. Había decidido quedarse en el aula corrigiendo unos trabajos para comentarlos en la próxima clase y estaba realmente impresionada por el relato de una de sus alumnas más inquietas; narraba una escena cotidiana, jugando en el recreo. Se sentó en su butaca, orientándola hacia la ventana para aprovechar el calor del sol que iluminaba parte del escritorio. Le gustaba aquel asiento, a veces demasiado confortable, de color azul desvaído que destacaba especialmente con su camisa a rayas, rosas y blancas; y un tacto aterciopelado que le distraía a veces durante las lecciones. Instintivamente, acariciaba el reposabrazos mientras leía, y su mano iba dibujando surcos involuntarios, como rememorando antiguas líneas irregulares, números de tiza y juegos de la infancia; le alegraba que Claudia hubiera utilizado un juego de los de siempre para retratar a sus compañeros de clase. Se notaba que era observadora, e iba describiendo con genuina sencillez los detalles que más les caracterizaban. Mientras las motas de polvo realizaban su caótica danza iluminadas por los rayos del sol, recuerdos de su propia niñez se entremezclaban con la escena.

Miró a su alrededor y reparó otra vez en Martina. Siempre parecía muy concentrada en su libro, uno de los que siempre llevaba. Parecían diferentes, pero sospechaba que solo le cambiaba la cubierta. ¡No se puede leer tanto! Aun así, se regocijaba por dentro pensando que, de vez en cuando, levantaba la vista, la miraba de reojo, y volvía a sumergirse en su lectura. Sabía que estaba pendiente del salto que estaba a punto de realizar y eso le dio energías.

¡Venga, Claudia!, ¡que se va a terminar el recreo!

A Ana no le gustaba hacer enfadar a la profe y ya les habían reñido por llegar tarde del recreo en alguna ocasión. A la próxima, les castigaría; por eso Ana movía el pie con impaciencia y miraba a la puerta del cole uno de cada tres segundos, con lo que su pelo se bamboleaba de lado a lado. A veces pensaba que la horquilla que llevaba para sujetárselo debía de estirarle mucho la frente y por eso miraba a todo el mundo por encima del hombro, para que no le hiciera daño. Como cuando su madre intentaba peinarla y le hacía una coleta demasiado tirante, que siempre acababa por deshacerse.

Escucho unos rápidos pasos sobre la arena y, de repente, una forma roja y un tanto borrosa chocó contra ella. Un amasijo de brazos, piernas y ropas sucias la ayudaron a levantarse.

Estaba a punto de saltar, ¡y encima me has hecho daño! exclamó airada. Tenía ganas llorar, pero no le apetecía hacerlo delante de él, así que apretó mucho la cara para que las lágrimas no salieran. Carlos parecía un poco asustado cuando miró su cara enfurruñada.

¡Estabas en el medio! se excusó, contrito. Y, además, tampoco sé qué estabas haciendo.  —Se encogió de hombros fijándose en las líneas de tiza pintadas en el suelo; en Martina, aparentemente ajena a todo con un libro en la mano; en Ana, de pie cerca de ellos con cara de tener que ir al baño. Pero ella ya estaba colocándose de nuevo en la línea de salida, todavía con el ceño extrañamente fruncido y una herida en el codo en la que fingía no reparar.

Estaba preparada; colocó un pie delante, pensó en la primera casilla. Había un uno de tiza un tanto torcido, eso significaba pata coja; la segunda casilla, dos cuadrados con un dos, pies juntos; el tres, pata coja derecha; cuatro, pata coja izquierda; cinco, vuelta a la derecha. Y como se habían equivocado, la casilla del cinco era tan grande que nunca conseguía llegar al seis con los pies juntos. Llevaban intentándolo todo el recreo.

Cogió aire, se impulsó con la derecha y saltó. El primer salto coincidió con el estridente sonido del timbre y un montón de niños empezaron a correr en estampida hacia las puertas del colegio.

Déjalo ya y entremos a clase, ¡que toca lengua! Ana ya se estaba dando la vuelta, inquieta, sin dejar de mirar los pies de Claudia. 

Saltó al dos, tuvo que esquivar a un niño muy pequeño aparecido de la nada. En el tres, ahora a la pata coja, era mucho más difícil mantener el equilibrio. Saltó de nuevo, viendo cómo se emborronaba su rayuela con los pies de los niños apresurados, parecían una bandada de pájaros dirigiéndose al mismo árbol. Llegó al cinco.

¡Tú puedes, Clau! Carlos no se había movido del sitio, moviéndose arriba y abajo como queriendo acompañarla en su salto; Martina, de pie, ya no fingía leer su libro; y Ana, desde lejos, se había dado la vuelta.

Un errático niño pasó por su lado, empujándola un poco, pero eso no la desconcentró. Sabía que ahora lo conseguiría; tomó aire, se impulsó fuertemente con la derecha, inclinándose hacia delante, y vio cómo el número seis se acercaba.

—¡Los de ahí, a clase! —Máximo, el profesor de matemáticas, el ser humano más temible que conocía, los miraba, muy quieto, desde una de las puertas del colegio. 

Claudia perdió el equilibrio y rodó por el suelo. Cayó justo para ver cómo Martina, Ana y Carlos, corrían todo lo rápido que podían hacia la otra puerta, por donde se llegaba a su clase. 

Se levantó un poco renqueante, a la herida de su codo había que sumarle una nueva, brillante y sangrante, que había aparecido en su rodilla, y se dirigió, igual de rápida, a la puerta por donde sus amigos ya habían desaparecido. 

Antes de entrar, miró atrás. El patio estaba completamente vacío y sutilmente se podían apreciar unas marcas de tiza y un rastro de polvo blanco que relucía al sol. El único número que parecía intacto era el seis. No pudo detenerse mucho ya que el conserje apareció de repente, dirigiéndole una mirada de reproche. Empezó a subir las escaleras que daban al tercer piso, donde la profesora ya debía de estar esperándoles. 

Subió como un rayo, esquivando unas cajas que los de preescolar solían dejar en alguno de los primeros escalones. Esquivó también la barandilla, que impedía a los más pequeños subir a los pisos de arriba. Saltaba los escalones de dos en dos, incluso algunos de tres en tres; cualquier momento era bueno para preparar la rayuela de mañana. Se cruzó con otro de sus profesores; gritó algo, pero con sus propios pasos no pudo entender nada. Se detuvo un segundo delante de la puerta del baño, aunque el ruido de una puerta cerrándose le recordó por qué estaba corriendo.  

Se acercó a la puerta del aula.

Con el corazón encogido, intentando aguantar la respiración, accionó el picaporte; y muy lentamente, abrió la puerta. Tímidamente se asomó al interior. 

Sus compañeros estaban sentados y un alegre jaleo inundaba la habitación. Al fondo, en una butaca azul que siempre le había parecido feísima, casi de espaldas a la puerta, su profesora estaba sentada leyendo algo. La bonita camisa de rayas que siempre llevaba resaltaba contra ese feo azul. La luz del sol entraba por la ventana y el polvo resplandecía alegre, como siguiendo el sonido de las risas de sus amigos. Se sentó en su pupitre pensando que tenía suerte, otro día sin que les hubieran castigado.

Fallo del Certamen Relato Corto



CERTAMEN RELATO CORTO 50 ANIVERSARIO

Entre las cuestiones que nos quedaron sobre la mesa, ya preparadas, en el momento de iniciar nuestro confinamiento y cierre del Colegio, estaba la publicación del resultado del Certamen de Relato Corto 50 Aniversario, y cuyos premios iban a ser entregados durante la celebración de la Gran Gala que iba a tener lugar el 14 de marzo en el Alkázar y fue aplazada.

Hacemos público así el acta del jurado. Y haremos entrega a los ganadores de sus respectivos premios cuando las circunstancias nos lo permitan.

Gracias a todos los participantes y enhorabuena a los que han resultado premiados. Cuando podamos, también, publicaremos dichos relatos que quedaron, como es lógico, encarpetados en el Colegio "donde sufren su propio encierro".


ACTA JURADO
CERTAMEN RELATO CORTO 50 ANIVERSARIO

El jurado del Certamen de Relato Corto 50 Aniversario del Colegio Alfonso VIII, en la categoría de Familias, antiguos alumnos, maestras y maestros del colegio a lo largo de sus cinco décadas de existencia, compuesto por Teresa Antúnez García, Juan Ramón Santos González y Álvaro Valverde Berrocoso, acuerda por unanimidad otorgar el primer premio al cuento “La rayuela continúa”, de Violeta Salvador Sánchez, antigua alumna.

Asimismo, en la categoría  de alumnos actuales, el jurado, formado por los profesores de Lengua de 5º y 6º de Primaria, los citados Teresa Antúnez García y Álvaro Valverde Berrocoso, acuerdan por unanimidad otorgar el primer premio al cuento “Miradas diferentes”, de Carmen Mateos Francisco, de 6º B, y declara finalistas los relatos: “Lectura de recreo”, de Mafalda Santos Beltrán, de 6º B; “La niña que miraba a la luna”, de Miguel Muñoz García, de 6º B; “El grupo de guerreros”, de Irene González González, de 5º A; “El viaje a la luna”, de Mara Carrasco Rubio, de 6º A; y “La vida de tres niños anónimos”, de Pablo Carretero Prieto, de 6º A.
Plasencia a 5 de marzo de 2020

miércoles, abril 01, 2020

La torre ha lucido


Leyenda Inventada
Marina Sánchez 5ºB
La torre Lucía

En tiempos de la conquista musulmana la torre que se encontraba en Plasencia la llamaban ”La torre del disgusto”, porque estaban en guerra. 

Los placentinos debían hacer algo para derrotar a los musulmanes y una joven llamada Puerto  propuso la idea de hacer un espejo con cristales del suelo y que lo colgaran en la almena más centrada a las 12:30. 

Se levantaron pronto sus soldados más fuertes y todos lo colgaron en la torre a las 12:30. 

Cuando llegaron los  musulmanes se deslumbraron  y cayeron al suelo desplomados. Puerto gritó: -”La torre ha lucido, esa era mi idea”. Después todos gritaron y rieron. 

Desde ese día a la torre donde pusieron el espejo la llamaron “LA TORRE LUCÍA”.

martes, marzo 31, 2020

Lectura recomendada


Erik Vogler

Por Mafalda Santos Beltrán, 6º B

“Erik Vogler” es una saga de ocho libros escrita por Beatriz Osés. Trata sobre un chico llamado así: Erik Vogler. Éste es muy peculiar: pijo y repelente. Vive con su padre, Frank, en Bremen.

Sus aventuras comienzan en Grasberg (Alemania), cuando tiene que quedarse con su abuela, Berta, porque su padre se va de viaje. Erik y su abuela no se llevan bien, pues ésta no lo soporta, pero, por casualidad, en casi todos los libros va acompañado de Berta y otro chico llamado Albert Zimmer. A Erik no le da buena espina Albert, pero, para su abuela, es un santo. Durante la saga se irá descubriendo la historia de Zimmer. El primer libro sucede en Grasberg, el segundo, en un balneario de Italia; el tercero, en un castillo de Irlanda; el cuarto, en un “chateau” de Francia; el quinto, en Bremen; el sexto, en una casa en Holanda; el séptimo, en el Camino de Santiago; y el último también en Bremen.

En todas sus aventuras, se mete, sin querer, en líos relacionados con crímenes, pero, al final, junto con su abuela y Zimmer, los resuelve. 

Me gustan estos libros por la intriga y el misterio. Te engancha en las primeras páginas. Aunque, también, es gracioso por las manías de Erik y las costumbres de su abuela.

¿Te animas a leerlo?