jueves, noviembre 15, 2018

El pregonerooooo!!!!!



     De parte de Palíndromo, nuestra macota de la Biblioteca, se hace saber que en la actividad de escritura “De treinta en treinta”, el tema es ahora “La entrevista”.

     Por ello, la caja que está en la biblioteca está impaciente por recibir vuestros próximos trabajos. 

     Se puede hacer una entrevista real o inventada… A alguien que tengáis a mano o a un personaje imaginario…

     Animaos a leer y escribir…
     Haced vuestros escritos con buena letra y bonitas ilustraciones y dibujos… Y suerte en el sorteo de premios.

     ¡Viva la lectura! ¡Viva la escritura!

miércoles, noviembre 14, 2018

Una gran estación


 -Hola. Yo soy Haize, un viejo roble que habita en el centro de un pequeño bosque. Siempre me ha hecho ilusión contarle a alguien cómo es la vida en un bosque cuando llega el otoño, y hoy, por fin, lo estoy haciendo.

Cuando yo era un roblecillo creía que el otoño era horrible y espantoso, pero luego, a lo largo de los años, me fui dando cuenta de que esta estación es necesaria para los árboles. Algunos necesitamos que llegue el otoño para que se nos caigan las hojas y nos salgan unas nuevas en primavera: aunque hay otros a los que no se les caen en todo el año; por eso se dice que son de hoja perenne.

Las hojas de los árboles se vuelven amarillas, naranjas, rojas o marrones según el tipo de árbol que sea. Gracias a la lluvia de esta estación comienza la temporada de setas; algunas de ellas cogen los humanos para comérselas.

Hay muchos árboles en otoño que dan frutos como los castaños que dan castañas; los nogales, nueces; las encinas y los robles, bellotas… Estos frutos también los cogen los humanos para comerlos y, por ejemplo, las castañas se asan y se hacen calbotes.

-Hola, señor Haize, ¿qué estás haciendo?

-Hola, Roco. Estoy contando qué pasa en otoño en este bosque.

-¡Qué bien! ¿Puedo contar yo un poco?

-Sí. ¡Cómo no!
-Pues yo os voy a contar qué nos gusta hacer a nosotros, los zorros, cuando llega el otoño.
Normalmente nos gusta mucho jugar con nuestros hermanos y con nuestros padres, pero cuando llueve, nos vam,os rápidamente a buscar refugio. También apreciamos los colores de esta estación porque son muy vivos y llamativos… Y lo siento pero me tengo que ir, que acabo de ver una presa que debe de estar riquísima.

-Y por último, yo, el roble, os quiero decir que a lo largo de mi vida me he dado cuenta de que el otoño es mi estación favorita. Disfrutad de ella antes de que llegue el invierno.

Sheila Carretero Izquierdo. 6º Primaria.
“De treinta en treinta”

martes, noviembre 13, 2018

Amigos hasta el final


jueves, noviembre 08, 2018

Relatos terroríficos (III)



LOS ESPÍRITUS VISITANTES

     Se acercaba la medianoche y los espíritus de los familiares de Blanca y Ángela fueron a visitarles. Ángela se despertó y los vio volando por la habitación, muerta de miedo, despertó a su prima a gritos. Cuando Blanca abrió los ojos pudo ver a los espíritus flotando en la oscuridad. Las niñas salieron corriendo hacia el cuarto de los padres de Blanca, cerrando la puerta para que los espíritus no pudieran salir.
     Ni el papá ni la mamá creyeron la historia y estaban convencidos de que había sido una pesadilla de su hija. Entonces Ángela les pidió que mirasen en su habitación. Y así lo hicieron.
     Cuando entraron en el cuarto de Blanca no había nadie, pero… la ventana estaba abierta.

                                                                                          Carla Elizo Amores 4º Primaria

miércoles, noviembre 07, 2018

Relatos terroríficos (II)



LAVOZ TERRORÍFICA

     A Claudita y Lolita les encantaba ir al cementerio. Un día fueron a visitar la tumba de su tatarabuelo que había muerto hacía justo cien años.
     Nada más entrar, escucharon una voz que decía: “¡MUÉRETE YA Y, ASÍ, NOS ACOMPAÑARÁS TODA LA ETERNIDAD!” Se asustaron tanto que no se podían mover. El cielo se nubló y empezaba a anochecer. Cuando consiguieron caminar, miraron hacia atrás y vieron que todas las tumbas se habían abierto. Gritaron aterrorizadas y, de pronto, vieron cómo su tatarabuelo se acercaba. Cuando las alcanzó, las arrastró hacia las tumbas.
     Sus padres las buscaron por todas partes hasta que, al cabo de dos meses, fueron al cementerio y encontraron dos tumbas con el nombre de sus hijas. Las abrieron y allí estaban los dos esqueletos.
                                                                                                    Claudia Ibáñez Pino 4º Primaria

martes, noviembre 06, 2018

Relatos terroríficos



LA NOCHE DE HALLOWEEN

     Un día Ángela y Blanca fueron al cementerio. Se encontraron a una monja que les daba la espalda pero cuando se dio la vuelta asomaban dos grandes colmillos en su boca. Las tumbas comenzaron a temblar y de ellas salían zombis horripilantes.
     Había una enorme luna llena y en lo alto de la colina apareció un hombre lobo.
     Todos corrieron a abalanzarse sobre las niñas, pero ellas no se movieron.
     Porque todos eran niños disfrazados: era la NOCHE DE HALLOWEEN.

                                                                                                Mateo Barrero Pozo 4º Primaria