viernes, abril 26, 2019

Presentación de libro


Interesante propuesta para el fin de semana: Este sábado 27, a las 12 del mediodía, la presentación y cuentacuentos del libro ilustrado “Desayuno de primavera”, de la autora Pilar Redondo Benítez, en La Pecera de La Puerta de Tannhäuser. Con ilustraciones de Joana Bruna y publicado por Amigos de Papel.



jueves, abril 25, 2019

Cuatro amigos aventureros


Cuatro amigos aventureros

     Había una vez un grupo de amigos a los que les gustaba la esgrima. Un día estaban jugando en la playa y, de repente, apareció una botella con una nota.

-Paula: ¡Mirad chicos! Allí, medio enterrada, hay una botella.
-Alba: ¡Qué sucia es la gente! Lo tira todo al mar.
-Adrián: Pero parece una botella con un mensaje.
-Iván: Voy a por ella.
-Alba: ¿Tiene algo?
-Iván: Sí, tiene un papel.
-Adrián: Ves, tenía razón.
-Alba: Pues sí. Pero la gente sigue siendo sucia. Tira muchas cosas al mar.
-Paula: ¡Vamos a abrir la botella! ¡Qué nervios! ¿Qué pondrá?
-Iván: ¿Y si fuera un mapa de un tesoro?
-Adrián: Para quitarnos las dudas, vamos a abrirla.
-Alba: Yo creo que sería justo que la abriese Paula; ella fue quien la encontró.
-Iván: Tienes razón, Alba. Ábrela.
-Paula: Vale. (Abre la botella). ¿Qué es esto? Parece un mapa… Y tiene una cruz.
-Iván: Ves, tenía razón. ¡Es un mapa de un tesoro!
-Paula: ¡Es un mapa de esta playa! ¡El tesoro tiene que estar cerca!
-Adrián: Pero Alba, no quiero chafarte las ilusiones, pero esta playa es muy grande.
-Alba: Bueno, no importa. Miraremos bien el mapa para saber el lugar justo.
-Paula: ¿Lo buscamos mañana después de entrenar?
-Iván: Sí. Al salir de esgrima vamos a buscarlo.
-Alba: ¿Quién se queda el mapa?
-Paula: Yo. Me lo llevaré a entrenar para que no se me olvide.
-Adrián: Que no se entere nadie. Debe ser nuestro secreto.

     Al día siguiente, después de entrenar, volvieron a la playa para buscar el tesoro.

-Alba: ¿Tienes el mapa?
-Paula: Sí, aquí está.
-Iván: Déjame ver. La cruz está justo debajo del acantilado, en la entrada de la cueva.
-Adrián: Sí. Pues vamos para allá.

     Cuando llegaron a la cueva, pensaron dónde podía estar el tesoro.

-Alba: Por allí entra un rayo de sol que apunta detrás de una roca. Seguro que es allí donde está el tesoro.
-Iván: ¡Vamos a verlo!
-Adrián: Exacto, aquí hay un cofre, pero está cerrado con llave.
-Paula: Voy a probar con mi collar, que tiene forma de llave.
-Iván: ¡Pruébalo a ver si se abre!
-Paula: La llave encaja. ¡Ha girado!
-Alba: ¿Qué tiene dentro?
-Adrián: ¡Hay monedas!
-Iván: Habrá que repartirlas a partes iguales.
-Todos: ¡Bien!

     Las monedas no tenían gran valor, pero los chicos pasaron un rato muy divertido buscando el tesoro.

Por Paula Barrado García, 6º de Primaria.
Trabajo presentado en la actividad de escritura “De treinta en treinta”

miércoles, abril 24, 2019

Elogio del Libro 2019



Lectura en la celebración ayer del Día del Libro de un fragmento del Elogio del Libro 2019: “De la naturaleza mágica y misteriosa de los libros”. Autora: María José Flores.

Yo siento que los libros tienen vida.
Siento que los libros laten y respiran.
¿No lo creéis vosotros también?

Los libros pertenecen al mundo del prodigio.

Los libros son prodigios
y pueden recordar la vida
y también inventarlas.

Los libros nos emocionan y nos confortan.
Los libros nos distraen de nuestras preocupaciones.
Los libros nos divierten con humor
y son unos extraordinarios compañeros.

A veces la soledad es terrible
pero sabemos que con los libros nunca estaremos solos.
Por lo menos yo lo creo así.

Los libros nos hacen viajar en el espacio y en el tiempo.
Y también a otras mentes y corazones.

Los libros crean lugares exóticos y pocas veces vistos.
Los libros también nos desvelan lo que tenemos delante
y no somos capaces de ver.

Los libros encierran todo lo que somos.
Los libros nos hablan de fragilidad, de héroes,
de lo terrible y lo cruel,
de lo noble y lo bello, de la hermosura y de la pureza.

Los libros nos ayudan a comprender
cuál es nuestro lugar en el mundo
y a adentrarnos en nosotros mismos.

Esto nos hace más conscientes y capaces de ser libres.
El parecido entre las palabras libre y libro es curioso,
¿verdad?
A lo mejor no es casualidad.

La magia de la literatura no puede desaparecer.
Tenemos que aprender a escuchar los libros
y cuidar su verdad y su secreto.

Los libros son como ríos hondos con mucha agua,
agua misteriosa.
No hay nada que encierre tanto misterio como un libro
aunque lo puedas ver y tocar.
Cuando terminamos un libro y lo cerramos
nos quedamos sonrientes o emocionados.

Y nos hace pensar en el parecido que tienen
la vida y la literatura.