miércoles, mayo 04, 2011

Leemos y creamos con Rodari

A través de técnicas simples y variadas, Rodari nos ofrece con este libro un apasionante y valioso instrumento "para quien cree en la necesidad de que la imaginación ocupe su lugar en el ámbito educativo; para quien confía en la creatividad infantil; para quien conoce el sentido liberador que puede llegar a tener la palabra” (Texto extraído de la contratapa del libro)
“…Una palabra lanzada al azar en la mente, produce ondas superficiales y profundas, provoca una serie infinita de reacciones en cadena implicando en su caída sonidos e imágenes, analogías y recuerdos, significados y sueños…”  
“… personalmente, he inventado muchas historias partiendo de una palabra elegida  del azar."  Gianni Rodari.

Debemos considerar “Gramática de la Fantasía”, como un clásico del prestigioso escritor italiano, en él se encarga de difundir una serie de técnicas cuyo objetivo principal está centrado en  el desarrollo de la  creatividad de los niños, en el momento de escribir historias y relatos fantásticos.  
Gianni Rodari demuestra a través de una selección de actividades cómo se ponen en juego los  mecanismos fantásticos y analiza los “secretos”  de la creación literaria para que los educadores puedan trabajar "la escritura" en las aulas, proveyendo a la invención de cuentos y narraciones cargadas de diversión y entusiasmo.
 Rodari dice en el prefacio de su obra “… se habla aquí de algunas formas de inventar historias para niños y de cómo ayudarles a inventarlas ellos solos…”
Los alumnos de 5º hemos estudiado al autor y a lo largo del curso la profesora nos ha propuesto actividades para inventar historias. A partir de una de las propuestas de este libro, nos dio la libertad para que pudiéramos crear un personaje: el hombrecillo/la mujercilla de cristal, de chocolate, de tela… Éste es uno de los trabajos realizados.

La mujercilla de chocolate
     Sus pelos son de doble capa de chocolate negro y mechas de chocolate blanco. Sus ojos son preciosos con dos lacasitos de color azul. Su boca está rellena de fresas. Viste con una falda de chocolate nestlé, una camisa de chocolate blanco y unos tacones normales, pero por si se le rompe uno, lleva siempre consigo un bastón de mikado.
     Se enfada fácilmente cuando la tocas porque teme derretirse con el calor corporal de una persona. También teme que alguien se la coma porque es muy dulce, por eso es tan prudente. Es sincera y muy cariñosa con todo el mundo.
     Además de ser dulce, también desprende un olor a chocolate que cautiva con sólo dar un paso. Hasta Kinder Bueno la envidia por su presencia.
     Los huesitos la saludan cada vez que la ven, diciéndole: ¡Hola, que buena pinta tienes!  Los Ferrero Rocher se quedan sin palabras  y aunque estén rellenos de almendras, ella les supera porque está rellena de ternura y simpatía para todo el mundo.

Andrea Ramos, alumna de 5º de Primaria

0 comentarios: