jueves, febrero 21, 2013

Mi casa



 
     Mi casa es muy rara, tiene una habitación hecha de palos, otra de ladrillos y otra de piedra… Para construirla usé muchos materiales.
     Cuando decidí hacerme mi propia casita, no imaginé que en el bosque hubiera tantas materias diferentes.
     Tanta materia había que no sabía qué material usar para mi casa, por eso, decidí usar los materiales del bosque.
     Empecé haciendo un suelo de hojas, pero se secaron; luego lo hice de piedra y preparé una habitación también de piedras, con una chimenea de fuego en plasma, una cama caliente con un edredón de plumas.
     Otra habitación de madera, pero como la lluvia no paraba de filtrarse por las ramas del techo, decidí dejarla para primavera.
     En invierno y primavera, estuve bien, pero cuando llegó el sofocante calor del verano, no aguantaba más en la habitación de piedra y pensé hacer una fresca habitación con agua, pero claro, no podía hacer una habitación con líquido y si la solidificaba se derretiría.
     Pensé y pensé hasta tener una maravillosa idea.
     Fabriqué un amplio y fresco sótano cavado bajo la casa. Tenía paredes de ladrillo y suelo de hojas secas.
     Lo llené de agua y la solidifiqué. Después, esculpí el hielo hasta formar una fresquísima habitación que también podría usar como nevera. Hice muchísimas habitaciones; desde saunas de agua evaporada hasta normales habitaciones de ladrillos.
     Cuando estuvo terminada, la cubrí con hojas para que nadie viera el lío de material con el que construí mi casa.
Bárbara Galindo Nieto. 5º Primaria

0 comentarios: