martes, octubre 10, 2017

Un poema



EL PERRO DE MI ABUELA

El perro de mi abuela no deja de ladrar
y el gato de enfrente no deja de maullar.
El pájaro de al lado canta tan mal que llueve
y, para colmo, si se puede,
el cotorro de mi hermano habla sin descanso.
Vecindario de desastres. ¿Se podrá aquí dormir?
Ay, que  sueño me entra a mí.

Ariana Gómez Gil. 5º de Primaria

0 comentarios: