viernes, octubre 16, 2015

Remedios contra el Olvido


     El miércoles, entramos en clase como todos los días, y nuestra profesora Teresa nos tenía preparada una sorpresa. Bajamos al gimnasio para ver un teatro de sombras.

Nos dimos cuenta que el teatro lo habíamos visto en 4º, y nos dijeron que era la segunda parte.
     Antes de empezar, tuvimos que esperar a que llegaran los niños del Colegio Ramón y Cajal.
     Yo me puse contentísimo porque estaban mis amigos de fútbol.
     La obra tenía como protagonistas a una abuela gitana (la abuela Remedios) y a su nieto Fran (un niño de 13 años).

     Había dos niños, que eran primos, y que estaban con el móvil. Uno de ellos, Fran, le dijo a su prima:
     -Estoy triste porque mis amigos me han dejado tirado.
     Su prima le preguntó:
     -¿Por qué te han dejado tirado?
   -Porque hoy en clase le pregunté al profesor que por qué en los libros de historia no aparecían los gitanos. El profesor me preguntó que si estaba interesado, contestándole que sí. Entonces, me mandó que hiciera un trabajo sobre los gitanos, y mis compañeros, que también eran gitanos, quisieron ayudarme.

     Después del cole, les mandé un Whatsapp para quedar con ellos, y no me han contestado.
Su prima quiso ayudarle y se puso a buscar información, acerca del origen de los gitanos, con el móvil. Encontró, que antes pensaban que los gitanos procedían de Egipto, pero en la actualidad se sabe que vienen de la India; y que hicieron un largo viaje hasta llegar a España, donde fueron rechazados por los Reyes, que les destruían el mercado cuando estos iban a vender.
     Fran no quería seguir con el trabajo porque no pasaban cosas buenas, y su prima le dijo:
     -Estamos aquí gracias a nuestros antepasados. Mira, tengo una foto de nuestros abuelos cuando se pidieron en la Feria.
     Aparecieron dos personajes que no eran humanos, uno malo que se llamaba Olvido y otro bueno, Libertad.
     Olvido quería que Fran olvidara todo lo que había aprendido sobre los gitanos.
     Apareció entonces la abuela de Fran al escuchar a Olvido y le susurró:
     -Recuerda Paquito, recuerda...
     Fran le contó a su prima lo ocurrido y esta le dijo que era imposible, que la abuela ya no estaba viva. Insistía Fran en que sí, que la abuela era la única que le llamaba Paquito.
      De nuevo aparecen  Olvido  y Libertad, y dice Olvido:
     -¡Ja ja, te he ganado!
     Y contesta Libertad:
     -Eso no es verdad, Fran recuerda todo.
     Olvido: -Si Fran recuerda todo, yo no puedo estar aquí.
     Y Olvido se murió.

     Me gustó el teatro porque nos enseña que todos los niños somos iguales, a pesar de nuestras costumbres, diferencias y tradiciones.
Hugo Martín Gabriel    6º Primaria

0 comentarios: