jueves, noviembre 21, 2013

El ladrón de joyas




     Había una vez un ladrón de joyas que se enteró por el periódico de que venía un rubí y decidió ir a ver esa joya. Dependiendo de los quilates que tuviera la joya, la robaría o no. Al final decidió robarla. Cavó un túnel en un plazo de quince días porque dentro de esos días se llevarían la joya a otra parte.
     Hizo el túnel detrás del edificio, pero primero había estudiado toda su estructura y vio la forma más fácil de llegar a la sala donde se encontraba. El muchacho pasó varias veces por allí para comprobar que su plan saldría bien esa noche. Entonces, un policía se dio cuenta de que algo pasaba. A continuación el agente se quedó todo el día pensando en eso, hasta que decidió quedarse toda la noche a vigilar. De repente oyó unas voces y se dio cuenta de dónde venían, que salían de un conducto de aire.
     El policía apagó corriendo las luces para que no le descubrieran, el ladrón cayó en la trampa y fue detenido.
 Inés Corrales González. 6º A

0 comentarios: